El “Impuesto al Sol”, demagogia e ignorancia

Comenzaré diciendo que no me gusta casi ninguna de las energías renovables, y la razón es muy simple: cambiamos contaminación del aire por contaminación paisajística, y eso en un país donde el turismo es la principal industria es muy grave.

El daño al paisaje por embalses, talas para biomasa, aerogeneradores, centrales termosolares y fotovoltaicas es brutal, pero parece que al pensamiento ecologista eso le importa un bledo, como tampoco las mafias que hay detrás de muchas de esas empresas, o la impresionante mortandad de aves de los aerogeneradores, pero muy especialmente el sobreprecio que todos pagamos por la electricidad, y eso que -según ellos- aún tenemos pocas renovables. Pero este es un tema para otra entrada, porque pero hoy quiero hablar de otra cosa.

Salvo que me haya informado muy, muy mal, este “impuesto” simplemente hace pagar al usuario de paneles fotovoltaicos el peaje que todos pagamos, es decir el importe fijo que satisfacemos por el contador y la potencia contratada, gastemos o no energía.

No pagar por engancharte a la red cuando no haya sol y los paneles fotovoltaicos no te permitan tener corriente, es obligarnos a todos los demás a pagar por el mantenimiento de la red y de las decenas de centrales que hay paradas, pero en perfecto estado de revista para ponerse en marcha en cuanto la demanda lo aconseje. No es que considere justos los precios de peajes eléctricos o parte fija del recibo de la luz que todos pagamos ahora, pero no dudo de que son necesarios; sin embargo, hay quien no quier ver la realidad, y al igual que ya hicieron con el agua diciendo que era muy barata y con ello favorecieron su aumento de precio y…. su posterior privatización, también ahora hay aprendices de brujo que repiten lemas como loros, sin pensar en lo que se esconde detrás.

Para empezar, debemos decir que este no es un impuesto, sino una tasa por disponibilidad. Los propietarios de paneles pagan para que, cuando no tengan sol, puedan conectarse a la red que pagamos y mantenemos el resto de ciudadanos que no queremos/podemos tener paneles fotovoltaicos.

No pagar por ello es como negarte a pagar la Seguridad Social si tienes buena salud, no pagar el impuesto de circulación si coges poco el coche, no pagar la educación si no tienes hijos o son mayores, el ascensor si vives en un primero o segundo, o cualquier otra cosa.

Si quieres tener paneles, perfecto. A pesar de tantas tonterías que se han dicho y escrito, no tienes que pagar nada. Pero cuando en una ola de frío sin sol, todos los ecologistas autosuficientes quieran conectarse a la red que no quieren pagar llamando a eso “Impuesto al Sol” y tiren abajo la red dejando a todos sin energía por no haber capacidad en una red eléctrica que no quieren mantener, nos acordaríamos de estos demagogos ignorantes que no saben como funciona este tinglado. En ese “Impuesto al Sol” también se incluye mantener las centrales paradas pero en perfecto estado y listas para funcionar en esos picos de alta demanda que todos los demás mantenemos. Sin ese gasto que algunos pueden considerar inútil, una ola de frío o calor podría colapsar la red y dejarnos a todos sin electricidad.

Bueno, realmente a todos no. Si hay un colapso, ellos volverán a sus paneles en cuanto brille el Sol, mientras el resto estaríamos a oscuras y sin calefacción, entonces nos acordaremos del “Impuesto al Sol y de la demagogia de los burgueses bienpensantes que tienen casa unifamiliar y dinero para pagarse los paneles, pero pagar 15 € al mes por mantener la conexión les parece un insulto.

No olvidemos que en este país solamente quienes vivan en unifamiliares y tengan una economía saneada pueden instalar paneles solares, y si ellos no quieren pagar esos gastos de mantenimiento de infraestructuras, lo haremos el resto de pringadillos que vivimos en pisos o no tenemos los 5.000 € que hacen falta para 2 miserables Kw. Esta ridícula potencia significa no tener calefacción, ni aire acondicionado, ni agua caliente por electricidad  y no encender más de una placa eléctrica para amortizar la instalación en 15 años. Pero para tener los 20 Amperios normales con placas solares, hace falta el doble y el doble de años de amortización. Os pongo un enlace https://www.dropbox.com/…/CM422_032025_paneles…

Tiene narices que me toque defiender a los impresentables de PP y CDs. pero la verdad es la verdad y la demagogia, demagogia, por muy bonito que suene lo de “Impuesto al sol”.

Os recuerdo que por poner placas en el tejado NO SE PAGA NADA. Solamente si te quieres conectar a la red. Lo mismo que si no estás en casa, sigues pagando por la conexión a la red, y eso no es impuesto, es tener la posibilidad de conectarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *